Meditemos desde casa para mejorar nuestra salud emocional

21 de mayo de 2021

Para los niños y jóvenes empezar a meditar puede ser muy divertido y útil para su salud emocional‍‍‍‍. 
En el #CBDN te proponemos 2 sencillos ejercicios de meditación guiada para hacer en casa y compartir tiempo en familia. 

1. Ser conscientes de nuestra respiración.

Hay que buscar un sitio tranquilo y practicar una respiración calmada. Nos sentamos como los indios o nos acostamos en el suelo, con una mano en el estomago y la otra en el pecho, mientras nos enfocamos en la respiración al poner toda nuestra atención en esta acción. 

De esta forma les mostramos que cuando estamos calmados respiramos con el vientre, despacio; y cuando estamos nerviosos respiramos con la parte alta del pecho, rápidamente. 

Ser conscientes de nuestra respiración nos puede devolver la calma y llevarnos al momento presente. Los niños pueden utilizar muy bien la ayuda de la respiración ante un evento importante en su vida, por ejemplo, antes de un examen. 

2. Observar el agua turbia

Llenamos una botella de agua y le echamos un poco de tierra o purpurina, la agitamos para enturbiar el agua y la ponemos delante de nosotros. Observamos que después de agitarla, el agua está turbia o sucia y, por lo tanto, no se ve con claridad lo que hay al otro lado. Pero si la dejamos reposar, al final el agua vuelve a estar clara.

Lo mismo nos ocurre cuando nos enfadamos o estamos agobiados o preocupados. Este es un ejercicio básico para hacerles ver a los niños y jóvenes que cuando estamos así, no vemos con claridad las soluciones a los problemas y para ello es necesario calmarse. ¿Cómo? Prestando atención a nuestra respiración.

Si te gustó este contenido, únete a la comunidad #CBDN👩‍🏫 para que aprendas más sobre las nuevas formas de educar integral y humanamente ¡Síguenos en nuestras redes sociales!